The Wee Free Men – Terry Pratchett

febrero 8, 2009 at 4:01 pm (General) (, )

The Wee Free Men – Terry Pratchett

the-wee-free-men

2003; Doubleday; edición en tapa blanda en inglés; 317 páginas; adquirido en Thebookdepository.co.uk; disponible en castellano.

The Wee Free Men es la segunda novela del Mundodisco escrita para jóvenes adultos, la primera en la serie de Tiffany Aching y la trigésima entrega de las novelas de Mundodisco. El listón después de The Amazing Maurice & His Educated Rodents estaba muy alto, de forma que Pratchett no logra en esta ocasión el magnífico nivel de dicha novela, pero esta no tiene nada que envidiar a ningún libro en el mercado.

A pesar de venir etiquetada como un libro para niños es perfecta para todas las edades. Como curiosidad, es la primera y, hasta ahora, única novela en la que no sale el personaje de La Muerte.

Tiffany Aching, además de tener un apellido perfecto para juegos de palabras (traducido como Tiffany Dolorido en la versión española), es una niña de 9 años que vive en una granja en la región de The Chalks. Su abuela, fallecida recientemente, fue la matriarca de la familia y lo más parecido a una bruja que se puede encontrar por ahí. Aunque nunca se llamó a sí misma bruja, tampoco nego nunca que lo fuera.

Si en The Amazing Maurice Pratchett le daba la vuelta al Flautista de Hamelin, aquí le da la vuelta a los cuentos de hadas en general. Tiffany es una niña con una capacidad racional fuera de lo común que se cuestiona la poca lógica de algunas de las historias, a pesar de que parece que va destinada a ocupar el lugar dejado por su abuela.

Cuando la Reina de las Hadas (que es, por supuesto, malvada) trata de abrir una puerta al Mundodisco y rapta al hermano de Tiffany, ella es la que va al rescate. Invirtiendo los datos típicos de las historias de toda la vida, tiene una sartén en lugar de una espada mágica. En vez de un profesor o un mentor va acompañada de una rana parlante que, lejos de ser un príncipe encantado, resulta ser un abogado. Y, por supuesto, va acompañada de los Wee Free Men, los Nac Mac Feegle, que son un cruce entre los guerreros escoceses sacados directamente de Braveheart (con una especie de acento escocés y su vocabulario proio) y los pitufos. Estos pequeños individuos son el gag recurrente de la novela y uno no se cansa de leer los diálogos entre Tiffany y ellos.

Uno de los aspectos más interesantes del libro es que define un poco los supuestos poderes de las brujas: First Sight o primera vista, opuesto a Second Sight o visión sobrenatural, que es la capacidad para ver lo que de verdad está ahí (lógica) y Third Thoughts, o la capacidad para reflexionar sobre lo que piensas cuando reflexionas sobre lo que piensas normalmente. Parece complejo pero queda muy claro leyendo el libro. :-)

The Wee Free Men es un libro que sufre al ser traducido (no pude evitar ojear una copia en castellano en una librería para comparar algunos pasajes con el original). Es imposible traducir el lenguaje de los Nac Mac Feegle, basado en el dialecto escocés, de forma que quede remotamente parecido.

Como todo lo que lleva cerca el nombre de Terry Pratchett, muy recomendable. Perfectamente legible sin tener experiencia previa con el Mundodisco.

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

The Amazing Maurice & His Educated Rodents – Terry Pratchett

noviembre 23, 2008 at 10:46 pm (General) (, )

The Amazing Maurice & His Educated Rodents – Terry Pratchett

the-amazing-maurice-and-his-educate

2001; Corgi Books; edición en tapa blanda en inglés; 320 páginas; adquirido en Thebookdepository.com

Pratchett marca gol de nuevo. Parece que todo lo que voy leyendo últimamente de este autor británico es una maravilla. The Amazing Maurice… es la primera novela de Mundodisco orientada a un público más joven, pero no por eso es menos válida para el público en general.

Pratchett toma en esta novela el cuento del Flautista de Hamelin y le da una vuelta de tuerca a su manera. Una serie de ratas vivía cerca de la zona donde dejaban la basura los magos de la Universidad Invisible en Ankh-Morpork. Al alimentarse de algunos desechos mágicos que los descuidados magos descartan, un grupo de ellas adquiere la capacidad de pensar y hablar como si se tratase de humanos. Al poco tiempo, Maurice, un gato, sufre la misma transformación al comerse a uno de las ratas.

Los ratones y el gato, no satisfechos con la vida que llevaban hasta el momento, ponen en marcha un plan para recaudar dinero (que los ratones pretenden usar para construir una balsa y viajar hasta una isla desierta donde crear una nueva sociedad. Reclutan a un “niño tonto” y se dedican a recrear la historia del Flautista de Hamelin en distintos pueblos: Las ratas  “invaden” un pueblo y pronto aparece el flautista (el chico) que, previo pago, se lleva a las ratas tocando su flauta.

Pero claro, hasta aquí todo bien. Pero pronto acaban en Bad Blintz, un pueblo en el que aparentemente ya hay una plaga de ratones y que es en realidad la víctima de otro engaño más por parte de los cazadores de ratas (una respetable profesión, al menos en Mundodisco). Los cazadores tienen a todas las ratas encerradas y se dedican a robar la comida de los habitantes haciendo que las ratas parezcan los inmediatos culpables. El encontronazo es inevitable.

Para resolver esta situación se unirá al grupo de las ratas la hija del alcalde de Bad Blintz, Malicia (bonito nombre), una niña obsesionada por los cuentos y demás historias hasta el punto de no actuar en determinadas situaciones al predecir supuestamente (y desde luego que no siempre de forma correcta)  la forma en que la gente actuaría considerando que todo lo que está viviendo es un cuento. Y además lleva una bolsa con lo que sería el equipo estandar del buen aventurero.

Como siempre, Pratchett mezcla una serie de temas que tienen su paralelismo en el mundo real. Además de la historia del Flautista nos encontramos con referencias a las Hermanas Grim (famosas escritoras de cuentos macabros en Mundodisco), el libro Mrs Bunnsy Has an Adventure, que podría haber sido escrito por Beatrix Potter en el mundo real o las similitudes a El Mundo Secreto de la Señora Frisby, un mítica película de dibujos animados donde los protagonistas son ratas parlantes.

El autor hilvana los distintos temas con maestría y así nos encontramos con que Maurice conoce a La Muerto porque ya se ha llevado alguna de sus vidas. Las ratas se fueron poniendo nombres unos a otros a base de leer etiquetas de productos en la basura: Hamnpork, Dangerous Beans, Darktan, Peaches o Sardines. Además, se organizan en escuadrones de desactivación de trampas e incluso uno de ellos, Sardines, se dedica a atraer la atención de los humanos bailando, sombrero y bastón incluidos.

De nuevo el autor se las arregla para escribir un libro que puede gustar a gente de todas las edades y que se lee solo. Recomendable para todo el mundo. No es necesario ser fan del Mundodisco para disfrutar de este libro.

Permalink Dejar un comentario

The Last Hero – Terry Pratchett

octubre 19, 2008 at 2:27 pm (General) (, )

The Last Hero – Terry Pratchett

Victor Gollancz Ltd, 2001; libro ilustrado en gran formato y tapa blanda en inglés; 176 páginas; adquirido en Play.com; no disponible en castellano.

The Last Hero es el vigesimoséptimo libro de la serie de Mundodisco, aunque presenta un cambio con respecto a los anteriores. Es el primer (y único hasta la fecha) libro con ilustraciones. En realidad es una historia muchísimo más corta que el resto de los libros. 176 páginas de las que buena parte son ilustraciones del genial Paul Kirby.

A pesar de que estamos acostumbrados a leer historias mucho más extensas de Pratchett, el autor demuestra que puede desenvolverse perfectamente en este formato.

Cohen el bárbaro y su grupo de héroes bárbaros sexagenarios, que habíamos dejado en el equivalente a China en el Mundodisco en la novela Interesting Times con Cohen como emperador, deciden terminar su andadura en el disco con una gesta importante: devolver el fuego a los dioses. Pero con intereses. La idea del grupo es escalar la montaña que está en el eje del Mundodisco donde moran los dioses, Cori Celesti, y volarla con explosivos.

Por otro lado, en Ankh-Morpork el Patricio Lord Vetinari se entera del plan y decide tratar de pararles, ya que si se destruye a los dioses se destruiría el Mundodisco. Para ello se crea una expedición de tres personas: Leonardo de Quirm (Da Vinci en Mundodisco), el capitán de la guardia Carrot y el mago frustrado Rincewind. Para conseguir alcanzar a los bárbaros, De Quirm inventa una especie de nave espacial propulsada por pequeños dragones-mascota, que lanzarán en el borde del mundo hacia abajo y que se supone que pasará por debajo y cogerá impulso para llegar a Cori Celesti.

Así tenemos una entretenida pequeña novela que se lee muy rápido y que trata temas que van desde los clichés de la literatura fantástica (héroes y villanos, la famosa posibilidad de uno entre un millón que siempre acaba ocurriendo..), la carrera aeroespacial (incluyendo una visita a la luna del Mundodisco), mitología (los dioses que se crean según la gente cree en ellos) o la historia de Prometeo (que esta vez trata de invertirse).

Un libro muy entretenido, lo suficientemente ligero como para dar una lectura sencilla y a la vez con los típicos giros ácido-humorísticos de Pratchett. Todo libro que pueda hacer alusiones a Peter Pan y a Ray Bradbury una cerca de la otra es bueno…

Permalink Dejar un comentario

Thief of Time – Terry Pratchett

octubre 3, 2008 at 8:24 pm (General) (, )

Thief of Time – Terry Pratchett

Corgi; 2001, edición de bolsillo en inglés; 430 páginas, adquirido en FNAC Callao (Madrid), no disponible en castellano.

Hace ya más de tres años que no leía una novela del Mundodisco, a pesar de ir haciéndome con todas las que iban saliendo. Probablemente fue cuestión de asociar la lectura a las circunstancias que rodeaban mi vida cuando estaba leyendo la anterior novela de la serie, una temporada no muy agradable (por decir algo). Sin embargo, todo va hacia adelante y hacía falta un reencuentro con la genialidad humorística de Pratchett.

Y menudo reencuentro fue. Thief of Time es probablemente uno de los mejores libros de esta larguísima serie de novelas (esta es la vigesimosexta). Si bien es cierto que el humor de asociación de ideas de Pratchett no es apto para todo el mundo, la capacidad ácida del autor inglés y los roces momentáneos con el humor absurdo son particularmente efectivos con un servidor, conviertiendo este libro en una absoluta delicia intelectual que a la vez puede pasar por una lectura desenfadada.

El argumento versa en torno a los Auditores, unas entidades sobrenaturales que vienen a ser como la burocracia del tiempo y que odian todo lo que está vivo, convencen a un relojero de Ankh-Morpork para construir un reloj de cristal perfecto, con lo que aprisionarían al Tiempo en sí (como si fuera una persona) y básicamente eliminar la impredecibilidad humana del universo. Por otra parte tenemos a Lu-Tze (que ya apareció en Small Gods) y a Lobsang Ludd, dos de los Monjes de la Historia (los encargados de que el tiempo fluya normalmente) tratan de ir a Ankh-Morpork para evitarlo. Al mismo tiempo Susan, la nieta adoptiva de la Muerte (en su representación antropomórfica) tratará de conseguir que los planes de los auditores no lleguen a puerto ya que su abuelo tiene unos tratos anteriores con los mismos y no puede intervenir directamente.

En este punto se da uno cuenta que una persona que no sepa nada del Mundodisco y que lea lo escrito anteriormente no se enterará de nada. Es normal. Para el que conoce las novelas podrá encontrarle sentido.

Si hasta aquí parece complicada la cosa, a todo eso hay que añadirle una Auditora que adopta forma humana y que acaba oponiéndose a sus compañeros, la aparición del quinto jinete del Apocalipsis (que se separó de sus congéneres antes de que se hicieran famosos y que se dedica a repartir leche de casa en casa), el uso de bombones de chocolate como arma ofensiva, Yetis que pueden “guardar” su vida como si fuera un videojuego (para poder volver atrás en caso de que los maten), muchas referencias a las artes marciales (Karate Kid incluido), referencias a Momo de Michael Ende, el arte marcial conocido como Dejá Fu… casi nada.

Uno de los conceptos más interesantes del libro es el de substitución, entendiendo esto como lo opuesto a una superstición. Si una superstición es creer en algo sobrenatural que no es cierto, una substitución es no ver algo real porque todo el mundo piensa que no existe.

La resolución de la historia la dejamos para los que se animen a leer el libro. La lectura merece la pena, a pesar de que todavía no ha salido en castellano. No tardará.

Permalink 1 comentario