Planetkill – Varios

septiembre 4, 2008 at 4:47 pm (General) (, , )

Planetkill – Nick Kyme, Lindsay Priestley (ed.)

Black Library 2008; Edición de bolsillo en inglés; 314 páginas. Adquirido en Play.com; No disponible en castellano.

Planetkill es sin ninguna duda el libro más flojo de Black Library que he leido hasta la fecha. Se trata de una antología de historias cortas en la que todos los relatos llevan como premisa el hecho de que un planeta debe ser destruido, ya sea física o figuradamente. Parte de las historias del libro son de autores conocidos como Graham McNeill o Richard Williams, otras son los ganadores de uno de los concursos de historias cortas que se realizan a través de la página web de la editorial.

Comprendo que la necesidad de destruir (bombardear, perder o algo similar) un planeta limita bastante las posibilidades de un autor a la hora de escribir, pero esto afecta bastante a las historias.

Voidsong, de Henry Zou es una historia bastante entretenida sobre un comisario imperial que se ve envuelto en una invasión de tiránidos. Nada especial pero tampoco es mala. Tanto Mortal Fuel, de Richard Williams, como The Heraclitus Effect, de Graham McNeill, tienen para mí el mismo problema. Ambas historias tratan de personajes que los autores ya han desarrollado en otras novelas (La tripulación de la nave Relentless en el primer caso, los Iron Warriors que son los antagonistas de parte de la serie de novelas de los Ultramarines en el segundo) y que yo no he leido previamente. Las historias no destacan por sí solas, supongo que mejorarán si se conoce a los personajes previamente.

The Emperor Wept, de Simon Dyton, es una historia bastante interesante sobre los Adeptis Mechanicus, y cómo la devoción al Omnissiah (una especie de divinidad particular) de uno de ellos acaba siendo el factor que causa un engaño para facilitar la transformación de un planeta entero a cargo de uno de los poderes del Caos. Llega un momento en el que el final de la historia es bastante previsible, pero en este caso lo importante es cómo se cuenta y no el final.

Phobos Worked in Adamant, de Robey Jenkins, no es precisamente una gran historia y basa todo el argumento en un equívoco. Así todo merece la pena leerse. Por otro lado está Seven Views of Ughlguth’s Passing, de Matthew Farrer, que un servidor no pudo ni tan siquiera terminar de leer. Es un intento de conseguir un tipo de literatura mucho más complejo, con montones de imágenes y de figuras y sin un tema evidente (al menos no era evidente hasta que acabó con mi paciencia y abandoné). Es una historia que no deja a nadie indiferente; o te encanta o la odias. Desgraciadamente yo estoy en la segunda categoría.

Lo mejor se queda para el final en la forma de Mercy Run, de Steve Parker. Es una historia de una pequeña compañía de guardia imperial que, horas antes de un bombardeo planetario, debe de ir a buscar al hijo del gobernador del planeta. Una de esas historias basadas en los conceptos de deber, honor y justicia con sus giros inesperados y que además captura especialmente bien el ambiente opresivo de WH40K. Lo cierto es que aunque el libro sea relativamente flojo, con esta historia merece la pena darle una oportunidad.

Aún así, hay montones de libros que podría recomendar antes que este.

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

The Return of the Archwizards – Troy Denning

mayo 9, 2008 at 6:06 pm (General) (, , )

Trilogía The Return of the Archwizards + antología

The Summoning (2001), The Siege (2001) y The Sorcerer (2002) por Troy Denning. Realms of Shadow (2002) por varios autores, incluyendo Troy Denning, R.A. Salvatore, Phillip Athans, Ed Greenwood, Elaine Cunningham y Lisa Smedman.

Edición de bolsillo en inglés, 343 páginas aprox. cada uno. Adquiridos por Ebay (segunda mano). Disponibles en castellano (Timún Más, tapa dura)

Uno de los atractivos de los “mundos compartidos” (una ambientación en la que escriben varios autores) es que de vez en cuando se trata de cambiar un poco el mundo de manera radical para refrescar un poco el ambiente. Esta es una de esas historias.

La trilogía está protagonizada por Galaeron, un elfo noble relegado a guardia de tumbas que por error causa una ruptura en la barrera que retenía a los phaerimm, una raza de monstruos muy poderosos. A pesar de que no muchos escapan, estos comienzan a atacar la ciudad elfa de Everska. Melegaunt Tanthul, un mago de la desaparecida civilización de Netheril (enemigos ancestrales de los phaerimm) se une a Galaeron para tratar de volver a traer la única ciudad flotante de Netheril que queda a los Reinos desde el plano al que había sido transportada con la caida este pueblo. Junto a ellos están Vala, una guerrera de Vassa, Malik (el Seraph de las mentiras, enviado del dios Cyric), y el gigante Aris.

El primer libro se centra en las acciones del grupo hasta traer de vuelta la ciudad de Shade. El segundo trata del asalto de los Phaerimm a Everska y el deterioro de las relaciones con Shade para terminar en la batalla de Tilverton, que destruye la ciudad casi por completo. El tercer libro concluye la historia con las acciones contra Shade y contra los Phaerimm, incluyendo la batalla por Everska.

Los libros adolecen un poco de una de las cosas que más se puede reprochar en los Reinos: Personajes ultrapoderosos que a menudo parecen casi invencibles. En algunos de los primeros libros de los reinos, la aparición de algo como un beholder o un dracolich era algo extraordinario y muchas veces era parte del climax de la historia. En esta trilogía los beholders aparecen a cientos y casi acaban cayendo como moscas. Además, los Phaerimm son mucho más poderosos aún y tenemos montones de apariciones de los Elegidos de Mystra. Ahí se desvirtúan un poco algunos de los elementos mágicos como el Spellfire (fuego mágico), que parece una especie de cañón implacable que se recarga una vez cada hora en vez del arma mágica que sólo debería de usarse en ocasiones especiales.

Así todo, es una historia entretenida con buenos momentos y que plantea unos cuantos temas laterales bastante interesantes. El personaje de Malik es particularmente divertido porque sufre una maldición que le impide mentir (si no me equivoco aparece en una novela anterior, Crucible, que tengo pero aún no he leido), lo que pone muchas veces el punto humorístico a la historia. Los elfos son presentados de manera bastante interesante, con énfasis en las diferencias culturales y en la forma de pensar, haciéndolos una verdadera raza aparte con concepciones diferentes sobre el amor y la vida. También es interesante la vuelta a los Reinos de la magia de sombra, el tercer tipo de magia presente, y el concepto de las espadas sombra, preparadas especialmente para acabar con los Phaerimm y que congelan las manos de todo el que no sea su legítimo propietario o álguien de su familia.

En la antología nos encontramos con que la mayoría de las historias tienen que ver más bien poco con la trama de los libros, tocando la historia de manera muchas veces tangencial. Aún así hay historias interesantes como la de la construcción de las espadas sombra y una historia de los conocidos personajes de R.A. Salvatore, Jarlaxle y Artemis Entreri. El relato de Greenwood es bastante pesado (el creador de los Reinos tiene algunos libros fantásticos y otros que son un verdadero peñazo) y el de Paul S. Kemp, a pesar de que no tiene casi nada que ver con la historia principal, es una historia estupenda que augura buenas cosas de este autor (en mis estanterías hay 4 novelas suyas esperando para ser leidas).

En fin, no es de lo mejor que he leido, pero es entretenido y no se hace pesado.

Permalink Dejar un comentario